Por: Lucho Anaya
Foto: Getty Images


Con Cartagena en la distancia. Así está Jorge Andrés Carrascal Guardo, “el príncipe de Escallón Villa” como lo apodan quienes lo conocen desde sus inicios, en las canchas de Cartagena, o “el Neymar colombiano”, como lo bautizaron algunos medios cuando descrestaba al mundo con sus jugadas en el Karpaty de Ucrania. Apodo que, por demás, es bien sabido que no le gusta llevar. 

El talentoso volante de River Plate, que brilló en enero con la Selección Colombia sub-23 en el Preolímpico del Eje Cafetero, y que según medios internacionales está en la mira de la todopoderosa Juventus italiana, sigue con el corazón puesto en su ciudad natal, a la que extraña, y a la que le tiende la mano en esta difícil época de pandemia.

Jorge Andrés es uno de los varios futbolistas cartageneros que han hecho sus aportes a quienes más golpeados han resultado en la ciudad con la emergencia sanitaria por el COVID-19. Carrascal donó más de 150 mercados en los barrios Zaragocilla y Los Calamares, cuyos campos deportivos lo vieron destacarse siendo aún un niño. A través de amigos y familiares cercanos, hizo llegar su aporte, tocando el corazón de quienes fueron beneficiados.

La joya de River Plate también aporta desde su experiencia. Recientemente se reunió virtualmente con un grupo de niños de la escuela Talentos Cartageneros, cuna de importantes jugadores de La Heroica que, de la mano del profesor Henry Calderón, han brillado en Colombia y el exterior.

Carrascal habló con los niños. Escuchó una a una sus preguntas. Les habló, les dio consejos, les contó sus anécdotas, e intentó guiarlos. En época en la que los jóvenes no pueden ejercer su pasión, patear un balón en la cancha, esta conversación fue la alegría de un grito de gol que la pandemia les ha negado en los últimos meses. 

“Siempre se debe ser humilde, nunca olvidar de dónde vienes”, recalcó el volante. “La clave es la sencillez y la humildad que uno tiene. Lo importante es ayudar a la gente y darle una voz de consejo a quienes lo necesitan. Cuando todos crezcan, sean humildes y nunca se olviden de donde vinieron. Eso lo ve Dios y él te premia y da cosas mejores”, le dijo a los niños Carrascal. 

Jorge Andrés también les contó los sacrificios que se deben hacer, y las cosas tristes que deben afrontar por cumplir sus sueños. “Cuando uno está lejos de la familia es muy triste y se encuentra con muchos futbolistas, entonces nosotros aprendemos a sobrevivir solo. En esas casas de clubes te enseñan muchas cosas y después te sirven para sobrevivir solo”, dijo.
El volante de River Plate dijo que lo mejor que le pudo pasar fue llegar a River Plate, uno de los equipos más grandes de Argentina y del mundo. Siente el aprecio que le tiene el técnico Marcelo Gallardo, y donde todos se cuidan como una familia. El buen volante cartagenero entrena en solitario, en su residencia en Buenos Aires, ante el parón del fútbol profesional. Y mientras tanto, piensa y ayuda a su Cartagena.

Comunicaciones

Departamento de comunicaciones de la Alcaldía Mayor del Distrito Turístico y Cultural de Cartagena de Indias.


Related Posts