Por LUIS FERNANDO ANAYA GUARDO

Foto: Instagram Yesus10oficial

Yesus Segundo Cabrera Ramírez estaba destinado al fútbol desde siempre. Nació y creció a una cuadra del estadio Jaime Morón León, entonces llamado Pedro de Heredia, y hasta la terraza de su casa se oían los gritos de los hinchas en la tribuna del máximo escenario del balompié en Cartagena. 

“El Coky”, como respondía a quienes le preguntaban cómo se llamaba, y cómo terminó siendo apodado, soñaba con que, algún día, esos gritos fueran por sus goles. Y lo logró. 

Su primer equipo, muy niño, fue el de su papá: “El Bole”. El hijo de Víctor y Gladys tuvo que irse hasta Bogotá para debutar como profesional en La Equidad, y en 2013 cumplió su sueño de marcar goles en esa mole de cemento que quedaba a la vuelta de su casa, con la camiseta de Real Cartagena, su primer amor. 

Desde entonces, el escurridizo jugador de 1,67 de estatura, comenzó a escribir con gambetas su nombre en el Fútbol Profesional Colombiano. Pasó después por Tolima, Once Caldas y Deportivo Pasto. 

Pero 2019 fue, sin duda, su mejor año: fue el máximo asistidor de la Liga en el primer semestre, y fue fundamental para el título de América de Cali en el segundo tramo del año, la primera conquista escarlata en once años, y la primera desde su regreso del infierno de la B. 

Yesus pasa los días de cuarentena en su apartamento de Cali, acompañado de su esposa, su hijo, y de su mamá, quien por esas casualidades de la vida, terminó quedándose en la capital del Valle del Cauca con él. “Mi mamá vino a verme en un partido de la Copa Libertadores, y por la crisis y el cierre de los aeropuertos, terminó quedándose conmigo”. 

El resto de su familia, su padre, sus hermanos, y sus amigos de toda la vida, están en Cartagena. La mayoría, en su amado Olaya Herrera. “Los extrañamos mucho, por el tiempo que estamos viviendo. Estamos en una situación tan difícil donde todos quisiéramos estar juntos”, dice.

A Cabrera le ha tocado improvisar en su apartamento una zona de entrenamientos, para mantenerse en forma y poder cumplir con el régimen que ha impuesto, a la distancia, el técnico Alexandre Guimaraes a sus dirigidos. 

Movió los muebles, y se disculpó con los vecinos por los golpes del balón, y los ruidos que esto genera. “Todos los días trabajamos con el profe por videoconferencia, y así nos mantenemos a diario, con lo que podemos hacer ahora”, relata. Es el método que están usando la mayoría de los equipos de fútbol profesional en Colombia, sino todos, para poder continuar con sus trabajos. 

“Obviamente no vamos a mantener la misma forma física, pero este trabajo es para tratar de mantener un poco ese estado. Sabemos que los ritmos de partido se van a perder, pero es una situación mundial que se nos sale de las manos, y cuando vaya a comenzar nuevamente el campeonato, nos tendrán que dar un tiempo para volver a estar en forma”, apunta Cabrera. 

Yesus no se olvida de su gente. “Hemos querido apoyar mucho a la gente de Olaya Herrera, porque sabemos la necesidad que hay, que es muy grande”, dice. Cabrera realizó una primera entrega de mercados y alimentos con fondos propios. “Tratamos de llegar a la mayoría de la gente, pero hay mucha necesidad”. 

Buscando más recursos, se le ocurrió subastar su camiseta del América de Cali que había usado en los partidos de la Copa Libertadores 2020. Logró conseguir un millón trescientos mil pesos, “además de fondos de personas que dijeron que se querían sumar, que querían aportar su granito de arena sin participar de la subasta”. 

“Con esto también apoyamos a muchos hinchas de América que nos fueron a acompañar al partido de Libertadores en Chile, y que en su regreso por tierra, se quedaron atrapados en países de Sudamérica como Brasil, Bolivia y Perú. Les hicimos llegar recursos para su alimentación”, cuenta el volante cartagenero.

Cabrera continúa enviando ayudas a los distintos sectores de su barrio. Ya lo hizo con los sectores Ricaurte, El Tancón y El Tabú. Dice ser prudente con la publicación de sus actos sociales en redes, y así lo cumple. No busca aprovecharse de la situación, afirma. “Hemos hecho muchas cosas, sabemos que la necesidad crece todos los días y que bonito que podamos ayudar a todos”, sentencia.

Comunicaciones

Departamento de comunicaciones de la Alcaldía Mayor del Distrito Turístico y Cultural de Cartagena de Indias.


Related Posts